De qué está hecho un emprendedor.

Un emprendedor está hecho de muchas cosas. Algunas de ellas ya las lleva dentro, otra las tiene que inventar o buscar de dónde sea. Soy de los que creen que un emprendedor se hace, que todo empieza con una idea pero que sólo este puede hacer que sea realidad. Para ello es necesario equiparse, llenar la maleta (o la persona) de diferentes cualidades, cosas y elementos que le ayudarán a tratar de conseguir su objetivo final; vivir haciendo que le gusta, siendo su propio jefe, tomando sus propias decisiones y asumiendo el éxito o el no éxito (que nunca fracaso)

Materiales de los que está hecho un emprendedor.

Algunos de estos materiales podrían ser perfectamente los siguientes:

Plástico.
Un emprendedor necesita ser de plástico para estirarse, acoplarse, para adaptarse a las circunstancias, para tratar de alcanzar aquellas cosas a las que no puede llegar siendo rígido. Es necesario tener una gran flexibilidad y una elevada capacidad de adaptabilidad al entorno en el que nos vamos a mover.

b18a5e9e0a4dc0f5d3ae543f22e71f44 De qué está hecho un emprendedor.

Material aislante.
El ruido. El ruido siempre va a estar ahí tratando de desviarnos de nuestro objetivo inicial, de nuestra idea. Es muy importante que logremos separar este ruido, aislarlo y “entrenar” para que el mismo no interfiera en nuestros planes y nos impida avanzar.

1358489932 470256678 2 Fotos de Aislante acustico material acustico aislamiento acustico De qué está hecho un emprendedor.
Filtro.
Debemos alejarnos del ruido, pero no podemos ignorar todo lo que pasa a nuestro alrededor. Es por esto que debemos establecer unas líneas claras para definir perfectamente aquella información o comentario que nos es realmente útil y aquella otra que, sencillamente, no lo es.

g refil filtro 02 De qué está hecho un emprendedor.
Esponja.
Un emprendedor debe estar en contacto permanente con la realidad. Es necesario que nos fijemos en las actividades cotidianas, en experiencias cercanas, en nuestra competencia. Es importante que sepamos absorber aquellas ideas y comportamientos que puede sernos útil para que nuestra idea o modelo de negocio mejore y evolucione.

o 400x300 De qué está hecho un emprendedor.
Kevlar.
Si quieres o estás emprendiendo, seguro que sabes (o pronto lo sabrás) que vas a recibir muchos golpes, que te caerás muchas veces, sobre todo al principio. Es necesario que nos fabriquemos una coraza, que aprendamos a resistir los golpes y a seguir avanzando, porque como se suele decir, emprender no es un sprint, es una carrera de larga distancia para que es necesario saber encajar los golpes sin dejar que nos afecten demasiado en nuestro día a día.

rondetafel site2008 the dark knight 019 De qué está hecho un emprendedor.
Dos elementos complementarios.

Además de materiales, hay dos elementos clásicos que todo emprendedor debe alimentar y, sobre todo, compensar y tratar de buscar el equilibrio entre ambos:

Fuego.
Uno se decide a emprender porque algo le quema, por el deseo que tiene de cambiar algo, de hacerlo diferente o a su manera. Este fuego también nos tiene que hacer fuertes, darnos la energía para decir lo que queremos decir/hacer cuando queremos, mantenernos fuertes o seguir a nuestro instinto.

2872400706 4b2e014c9c z De qué está hecho un emprendedor.

Agua.
El agua es necesaria para que el fuego no nos queme hasta consumirnos. Muchas veces debemos evitar las prisas, el ser un “ansia viva”, el masticar más de lo que podemos. Tenemos que aprender a fluir, incluso a veces, a dejarnos llevar, a enfriarnos hasta encontrar el punto medio, el centro de la balanza.

899338019 1d4f657197 z De qué está hecho un emprendedor.

Seguro que un emprendedor se compone de muchas más cosas, unas se ven y las otras no, unas se van adquiriendo y otras se irán eliminando o cambiando con el paso del tiempo. Lo que está claro es que todo lo aprendido y el esfuerzo para conseguirlas, no se olvidará nunca.


Share

Cuando el precio no lo es todo: Pizzería Martinelli.

La Pizzería Martinelli está ubicada en Alzira y lleva en funcionamiento desde 1995. Esta pizzería es relativamente diferente al resto de pizzerías que podemos encontrar en esta localidad (y en muchas localidades más) Algunas de estas diferencias son:

  • No tienen servicio a domicilio: Esta es, probablemente la principal diferencia con el resto de pizzerías. Aquí, si quieres una de sus pizzas tienes que ir a su establecimiento a por ella. Puedes llamar antes y reservarla, por supuesto, pero no te la llevan a casa.
  • Horario limitado: Esta pizzería abre a partir de las 20:00 y cierra a las 22:30 excepto los sábados, que lo hace a las 23:00.  Muchísimas pizzerías tienen un horario muy similar al comercial, abierto mañana y tarde, o a partir del mediodía. Martinelli no.
  • En la Pizzería Martinelli se hacen pizzas. Pizzas, lasaña y canelones. Ni kebabs, ni hamburguesas o patatas fritas…sólo pizzas. Tampoco sirven bebidas refrescantes ni cervezas.
  • Sólo tienen dos medidas de pizza: Pequeña (28 cms.) o grande (32 cms.) La grande es en lo que otras muchas pizzerías sería, más o menos la mediana. Es decir, no tienen tamaño familiar.
  • Precio: El precio medio es de 7 euros las pizzas pequeñas y unos 10 las grandes.

eat pizza Cuando el precio no lo es todo: Pizzería Martinelli.

Por qué es la mejor pizzería de Alzira.

Todo el mundo sabe que si te quieres comer una buena pizza (probablemente, la mejor) en Alzira tienes que ir a Martinelli. Simplemente porque, a pesar de no ofrecer algunas comodidades que sí ofrece la competencia, saben que son realmente buenos, y que a la gente les gusta lo que hacen y cómo lo hacen.

Primero porque son auténticos. Un pequeño negocio que permanece activo y que ha sobrevivido a las grandes franquicias de comida rápida como son Solo Pizza, Telepizza, etc. y también al resto de pequeños negocios que también venden pizzas u otra clase de comida rápida a unos precios mucho más bajos.

En Pizzería Martinelli cuentan con un gran catálogo de pizzas (Más de 40 en dónde elegir) y además de en las pizzas son especialistas en lasaña y canelones. 3 categorías de productos en las que son realmente buenos.

Además de las manos para elaborar estos productos artesanales, también cuidan los ingredientes. La masa hecha a mano y unos ingredientes de calidad; no hay más secretos. Otra cosa que me gusta mucho es que hacen las pizzas delante de ti. Es decir, puedes ver en todo momento cómo elaboran la masa y cómo añaden los ingredientes. Un concepto que ahora está de moda en los restaurantes más prestigiosos y en las cocinas de autor, pero que aquí lo llevan haciendo desde que abrieron.

El precio no puede ser tu Caballo de batalla.

No puedes basar toda tu estrategia sólo en el precio más barato, porque esto no es un argumento sólido, ya que siempre estará la amenaza de una gran franquicia, multinacional o loco que rebaje tu precio y que venda más barato que tú. Si de verdad quieres diferenciarte tienes que hacerlo con otras cosas; con la calidad, la tradición, el servicio al cliente o una idea novedosa, por ejemplo. Cualquier argumento será más consistente que ofrecer un precio bajo. Cualquier otro argumento te podrá dar más estabilidad que ser el más barato.

Puede que la Pizzeria Martinelli vendiese más si fueran más baratos, si ofrecieran servicio a domicilio, otras comidas, etc. O puede que, precisamente su forma de ser, “su saber hacer” sea la causa de que hayan conseguido tener una imagen de marca impecable y que todo vecino de Alzira sepa que en Martinelli se hacen las mejores pizzas.

Foto: weheartit 


Share

Los pros también se caen.

Tengo un amigo al que le gusta salir con la mountain bike. Los fines de semana se juntan varios amigos y suelen salir a hacer rutas por la montaña. Suelen buscar siempre sitios algo complicados, con rampas y desniveles y claro, a veces se caen. Cuando lo hacen, siempre suelen decirse los unos a los otros que “los pros también se caen” haciendo referencia a que los pilotos profesionales y experimentados también sufren caídas, es algo lógico y normal.

los pros se caen Los pros también se caen.

Los empresarios de éxito también se caen, los imperios se caen igual que lo hacen las grandes ideas o las  grandes personas. En esta ocasión, más que socavones, curvas cerradas o pendientes suelen ser bancos, socios, modelos de negocio equivocados, asesores, relaciones personales o un poco de todo. Así es el juego.

Lo importante de los tropiezos, además de levantarte, es aprender de ellos. Tratar de descubrir por qué hemos tropezado y guardarlo en nuestro disco duro para evitar volver a caer en los mismos. Algunas veces tropezamos por nuestra culpa, otras veces por culpa de terceros, y otras (muy pocas) no es culpa de nadie. Shit happens, como suele decirse.

Luego también está el caer con dignidad. Podemos caernos con chulería, con rabia, con indignación, miserablemente o cómicamente. Supongo que lo mejor y más importante es ser humilde, honesto, aprender a reírnos de nosotros mismos, pero sin llegar a perder el amor propio.

Como emprendedor/empresario, uno no tarda en darse cuenta que, tramos rectos y llanos hay más bien pocos, que la mayoría de veces nos vamos a tener que dar de bruces contra el suelo (aka realidad) y que es importante y mejor que nos los demos más pronto que tarde, porque de esta forma nos iremos curtiendo y estaremos más preparados para los que tengan que venir.

Ser paciente, aprender a tomarnos las cosas con cierta tranquilidad, ponerlo todo en perspectiva y por supuesto, contar con unos buenos socios en los que apoyarnos también harán más llevaderas nuestras caídas y harán que cada vez sea más fácil levantarnos y volver al camino lo antes posible.

Foto: thechive 


Share